Carlos Gardel
Gardel, ultima carta
Juan Maglio "Pacho
Pascual Contursi
Julio de Caro
Osvaldo Fresedo
El "Cachafaz"

Por Rafael Flores

 

Juan Maglio
"Pacho"

Juan Maglio Pionero desde la Guardia Vieja, nació en Buenos Aires en 1880. Su padre, un italiano mecánico de profesión, tocaba el acordeón y el bandoneón. Por el carácter rebelde y con prontos temperamentales de su hijo, le llamó "pazzo" (loco) que los amigos de juego convirtieron en "Pacho".

De su padre obtuvo las primeras nociones musicales que amplió luego con Domingo Santa Cruz. En 1889 ya tocaba en un trío. Su gran fama en el tango instrumental bailable comienza en la primera década del siglo. Llegó a ésta tanto que, los compradores de discos de tango, en las tiendas pedían directamente un "Pacho". Con su bandoneón en las rodillas, dirigía una orquesta que daba siempre en el partido bailable de las piezas musicales.

La procedencia de una familia humilde no fue óbice para que en los tiempos de buena forma tanguera, luciese unos bigotes arqueados hacia arriba, dignos de los nobles de la corte del Emperador Francisco José. Juan Maglio dormía con bigoteras puestas y reforzaba las aspas de sus bigotes con cosméticos.

Compositor de títulos que aún permanecen en las listas de títulos sin edad: Sábado Inglés, Un Copetín, Armeronville, Royal Pigalle, por citar algunos de los elegidos por los orquestadores actuales. Tocaron con él Troilo, Vardaro, y otros, figuras capaces de marcar escuela posteriormente; quizás, en aspectos especiales, capaces de superar al maestro director Juan Maglio. Sin embargo, el sonido de la orquesta de Pacho es inconfundible. Falleció en 1934, pero hoy en día, en España como en Japón, por ejemplo, sus grabaciones de las primeras tres décadas del siglo son reconstruidas para el disco compacto. Un tango con famosa versión de Roberto Goyeneche, no se anda con chiquitas para ponderarlo "el fuelle macho / del glorioso Pacho", dice el "Tango de otros tiempos".

No se ha conseguido aún completar su numerosa discografía. Las claves de esa abundancia conectaban, en primer lugar, con los fabulosos éxitos de ventas, sostenidos en la intuición de Pacho para interpretar los gustos del gran público haciendo un tango de reconocible dignidad musical. Cuando escuchamos una interpretación de Pacho se nos hace patente porqué la orquesta esté, en todos los momentos de la pieza, tocando.

   

INICIO